¿Qué es EL CLOUD - LA NUBE?

Es una evolución tecnológica que aprovecha el aumento de la velocidad de las líneas de telecomunicación (accesos a Internet de FIBRA) y la mayor capacidad de los ordenadores actuales para concentrar en grandes servidores remotos los servicios, programas y datos, que cada empresa tenía en sus propias instalaciones, de un modo más barato.

¿Cómo ayuda a empresas y particulares que lo emplean?

La nube ha eliminado las barreras para que las pequeñas y medianas empresas (pymes) puedan beneficiarse de la tecnología. Las empresas dejan de tener que invertir en tecnología que no usan, y ya no gastan en la actualización de servidores y servicios. Con las tecnologías Cloud, la empresa o el usuario solamente pagan por lo que utiliza de servicio.

Gracias a los desarrollos ya disponibles, cualquier usuario puede llevarse ficheros de un sitio a otro y consultar su email desde cualquier lugar. Si lo extrapolamos a los servicios prestados por empresas, permite al usuario acceder de forma fácil y personalizada a muchos servicios que tradicionalmente no se encontraban disponibles de manera remota. 

¿Cómo funciona?

La forma de funcionar del Cloud no es muy distinta de cómo trabaja cualquier sistema de información actual con la salvedad de que lo hace desde una ubicación remota, accesible a través de Internet. Gracias a Cloud podemos tener servidores virtuales (maquinas que no existen físicamente pero que son simulaciones de otras máquinas, ejecutándose sobre la maquina física de manera remota) o servidores reales que ejecuten los servicios básicos como bases de datos, servidores web, correo y programas específicos.

Hay tres modalidades básicas de servicios en la nube:

– IaaS (Infraestructura como Servicio). Esta modalidad abarca la conexión de red,  ordenadores y almacenamiento. En vez de comprar almacenamientos externos o actualizar tu ordenador para añadir capacidad de almacenamiento, tienes tanta capacidad como necesites en servidores externos (la nube) y solo pagas por lo que usas. Incluso si almacenas tus datos en tu propio servidor, la nube puede ser útil como lugar en el que tener una copia de tus archivos.

– PaaS (Plataforma como Servicio). En este caso, el proveedor de servicios cloud pone una plataforma a disposición del usuario desde la cual éste puede desarrollar aplicaciones. Es el espacio intermediario entre IaaS y SaaS.

– SaaS (Software como Servicio). Te subscribes a un software que se mantiene alojado y actualizado por el proveedor.

¿Es compleja la nube? ¿Requerirá de mucho tiempo y esfuerzo?

No. De hecho, la nube es simple y puede ahorrarte tiempo y esfuerzo. Es similar a estar conectado a la red eléctrica y únicamente requiere conectar los aparatos eléctricos cuando es necesario en vez de hacer funcionar tu propio generador. Obviamente, manejar tu propio generador requiere más trabajo. Si se rompe, tienes que arreglarlo. Del mismo modo, con SaaS, te «conectas» a internet para usar el software. Si hay una actualización o error, el proveedor lo arregla, no tú.

¿Por qué ha despertado tanto interés mediático y en las empresas?

Como la llegada de la movilidad y del usuario multipantalla, el término Cloud se empezó a popularizar en los medios. Esto se debe a una creciente demanda por parte de los usuarios de tener sus datos accesibles desde cualquier ubicación, como ocurre con Dropbox y Gmail. Desde el punto de vista de las empresas, la necesidad surge para optimizar costes y tiempos de renovación tecnológica ya que precisaban de una capacidad extra para hacer frente a picos de demanda y enfrentarse a problemas para conseguir hacer evolucionar su tecnología.

¿Es cara la nube?

No. En realidad, la computación en la nube puede reducir los costes de la tecnología informática en aproximadamente un 30% ya que no necesitas pagar las licencias o comprar un gran equipamiento informático (el almacenamiento y los elementos informáticos se obtienen de los servidores principales).

¿Es segura la nube?

Sí. Los proveedores de servicios en la nube en ocasiones son atacados ya que, como ocurre con los bancos y el dinero, es donde los bienes se almacenan. Pero son conscientes de la amenaza y tienen a todo un ejército de expertos trabajando para sacar ventaja a los hackers y detectar y solucionar cualquier infracción que pueda producirse.  Las pymes, por su parte, son como huchas abandonadas en una habitación cerrada con llave (la ganancia puede ser pequeña, pero es fácil conseguirla).  Por ese motivo, el 43% de los ciberataques globales se producen contra pymes (razón por la cual, el 60% de las pymes asaltadas cesa su actividad económica en un plazo aproximado de 6 meses).

Los expertos en seguridad informática en la nube no pueden protegerte de que tus emails no sean fisgoneados o de que entre software malicioso a tu sistema después de que hayas hecho clic en un link malicioso. Ese tipo de seguridad depende de ti.

La nube también ofrece una clase de seguridad diferente: seguridad física. Una pequeña empresa puede que no tenga medios para mantener copias en una determinada ubicación. Si tu negocio se ve afectado por fuego o inundación, podrías llegar a perder toda tu información. Pero si es almacenada en la nube, puedes recuperarla de donde sea.

¿Por qué necesito la nube?

Si el precio y la seguridad no fueran suficientes motivos, ¿qué te parece la competitividad? Los servicios de computación en la nube mejoran la productividad. Por otra parte, no son servicios que hayan sido adoptados de forma generalizada por las pymes. En España y Portugal, menos del 20% de las pequeñas empresas y menos del 40% de las medianas empresas utilizan los servicios de computación en la nube, en comparación con cerca del 50% de las grandes empresas.

Te presentamos algunos aspectos que la nube permitirá hacer a tu negocio:

– Mejorar el flujo de efectivo: Si tienes espacio para el equipamiento que no usas, puede que haya alguien que quiera alquilártelo a través de las plataformas en internet.  De forma similar, tú mismo puedes acudir a una plataforma para alquilar equipamiento que necesites sólo de forma temporal, ahorrándote el coste de compra. Estas plataformas son más efectivas que si combinas páginas web individuales, ya que crean un mercado de opciones.

La facturación online también puede optimizar tu liquidez (las compañías pagan las facturas electrónicas antes). Las pymes españolas se ajustan a la media europea, con un 9,4% de facturación online.

– El e-commerce (o comercio electrónico) está creciendo de forma rápida en España. Un 86% de las pymes españolas perciben ingresos por comercio electrónico, por encima del 80% de media en la Unión Europea.  Si dispones de un sitio web alojado en el de otra empresa, ya estás en la nube.

El comercio electrónico te permite realizar ventas a tus clientes desde cualquier parte del mundo. Puedes hacerlo a través de tu propio sitio web (si está en el servidor de un servicio de alojamiento web, entonces está en la nube) o puedes usar cualquier plataforma de comercio electrónico, la cual por una comisión o suscripción mensual te evita la molestia de configurar y mantener tu propio sitio web o realiza un control de los pagos.

El CRM (Customer Relationship Management) o gestión de las relaciones con los clientes es un tipo de software que lleva un registro de todas tus interacciones con los clientes: contactos, ventas (historial, importes, frecuencia), clientes potenciales, devoluciones, satisfacción con la venta, así como todas vuestras comunicaciones (llamadas telefónicas, correos electrónicos, boletines u ofertas especiales).  Es especialmente importante, ya que el comercio electrónico permite a los clientes comprar cualquier cosa, desde cualquier parte del mundo, en cualquier momento. Eres tú el que tiene que hacer esfuerzos extra para captar clientes y propiciar que su experiencia esté personalizada.

El software CRM está disponible en la nube, con versiones simplificadas perfectamente asequibles para las pymes. Debido a que este software está en la nube,  permite actualizaciones a tiempo real y puede automatizar procedimientos tales como el envío de una oferta a los clientes recurrentes.  Asimismo, te permite analizar cuestiones clave como qué estrategia es la más efectiva o cuál es el coste derivado de conseguir un nuevo cliente.

– El sistema ERP (Enterprise Resource Planning) o planificación de recursos empresariales, tal como sucede con el software CRM, fue en un inicio grande, costoso y complejo, dedicado únicamente a grandes empresas.

¿Te llamamos?

Habla con un profesional

GMT 8,00 h. a 17,00 h. de L a V.

Envíanos

Consultas relacionadas

Responderemos en breve

SUBIR